BLOG
Mi mundoHistorias InspiradorasRecetasAlimentación EspecialAutismo
RECETAS
TIENDA
SOBRE MÍ
CONTACTO
TIENDA
Harinas
Cereales
Vitaminas
Golosinas
© 2014 Mamá Especial - Todos los derechos Reservados.

Cómo Atender una Crisis Sensorial

Cómo Atender una Crisis Sensorial
 
   

Muchas veces nos parece imposible manejar las Crisis Sensoriales de nuestros peques, pero por muy difícil que parezca sí se puede, obviamente lo ideal es poder evitar las crisis en su mayoría y por supuesto evitar que empeoren para no tener que intervenir, pero una vez que se presentan es muy importante que sepas identificarlas y diferenciarlas de los berrinches/rabietas/pataletas,  puede llevarte más de una ocasión, pero lo cierto es que siempre debemos mantener el control en esta difícil situación. A continuación les dejo mis recomendaciones:

 

  1. Observar, debemos identificar rápidamente cual es la afección de nuestro hijo (auditiva, táctil, visual, etc.) y luego identificar en el entorno cuál es el estímulo que causa la sobrecarga sensorial. Ejemplo: pasamos frente a una tienda de música y nuestro hijo se tira al piso tapándose los oídos. Afección: Oídos. Causa: Música.
  2. Retirar al niño del estímulo que le causa la sobrecarga, preferiblemente a un lugar donde no tenga nada al rededor con lo que pueda hacerse daño, donde el ambiente esté más calmado y no estimule sus sentidos. Puede ser una habitación, un pasillo donde no pase mucha gente, etc.
  3. Espera a que la crisis vaya bajando sola, deja que el niño se desahogue y trate de autocontrolarse solo, pero siempre vigilando que no se haga daño, esto lo ayudará a reducir poco a poco el tiempo de las crisis y a manejarse solo cada vez mejor, por otro lado, si intervenimos tratando de ayudar podemos sobrecargar otros sentidos y empeorar la situación, aparte de que lo acostumbraremos a que dependa de nosotros para controlarse siempre que tenga una crisis. 
  4. Intervenir si es necesario, es decir, si el niño se torna agresivo y comienza a lastimarse ó a otras personas. Aquí debemos hablarle con palabras cortas y directas, sin rodeos, en tono medio y sin gritar, siempre desde la calma.

 

Si la situación sigue descontrolada y es necesario sostener al niño hágalo de la siguiente manera:

 

  1. Siéntese en el piso y colóquese detrás del niño, abrácelo fuerte manteniendo sus bracitos hacia abajo y manteniendo distancia de su cara evitando mordeduras
  2. Coloque su cabeza hacia un lado y un poco hacia atrás para evitar cabezazos y para que pueda hablarle al oído
  3. Finalmente si es necesario inmovilizar sus piernitas, cruce una de sus piernas por encima de las del niño, siempre rectas en el piso para evitar lastimarlo. Ayúdelo hablándole de manera calmada, contando hasta diez, o con algo que lo ayude a distraerse. 

 

Al finalizar la crisis siempre hable con su hijo identificando sus emociones y haciéndole saber que usted está ahí para apoyarlo, también es bueno darle herramientas para autocontrolarse, ejemplo: "Tenías dolor pero ya estás mejor, aquí está mamá. Cuando te sientas así respira profundo y cuenta hasta 10".

 

Ya comprendes cómo atender una Crisis Sensorial pero ¿Sabes diferenciar una Crisis Sensorial de un Berrinche? o ¿Sabes cómo manejar un berrinche?



Comentarios