BLOG
Mi mundoHistorias InspiradorasRecetasAlimentación EspecialAutismo
RECETAS
TIENDA
SOBRE MÍ
CONTACTO
TIENDA
Harinas
Cereales
Vitaminas
Golosinas
© 2014 Mamá Especial - Todos los derechos Reservados.

Emigrar con Niños Especiales (Parte II)

Emigrar con Niños Especiales (Parte II)
 
   

En el artículo anterior les dejé mis recomendaciones sobre las previsiones a tomar antes y durante la migración. Ahora les comparto mis recomendaciones de qué hacer al llegar al destino. 

  1. Descansa: Lo primero que debes hacer es descansar, física y mental mente, recuperarte del estrés y el torbellino emocional que implica emigrar, tómate unos días para arreglar tus cosas, el cuarto del niño, desarmar las maletas, ponerte cómoda y recobrar energías, porque las vas a necesitar. También es importante que tomes en cuenta la vestimenta y los cambios climáticos, de altura/presión y/o de horario, tu cuerpo no se adapta fácilmente, hay que respetar el tiempo de nuestro cuerpo y el de nuestros peques, aunque no sientas cambios no te confíes, no salgas a pasear de buenas a primeras, puede darte algo en la calle, en nuestro caso nos pegó la altura y la presión (cambiamos de 900 a 2700 msnm) , mi esposo con debilidad y en cama, el bebé 5 días sin dormir, eléctrico y con malestar general, yo me sentía bien pero si caminaba rápido me mareaba, me quedaba sin aire y sangraba por la nariz.
  2. Organiza tu presupuesto: Hacer listas de cosas que vayas a necesitar es importante para no gastar de más, recuerda que estás emigrando, no de vacaciones. En la lista básica deben ir cosas como medicinas, alimentos, etc. También es importante hacer una lista de trámites importantes como la residencia y legalidad, buscar empleo o clientes, ubicar los centros de salud, etc.
  3. Conoce tu entorno cercano: Si al pasar unos días se sienten bien, aprovechen de conocer el vecindario caminando, las cosas que quedan cerca como bodegas, mercaditos, parques, paradas de transporte, entre otras cosas.
  4. Conoce tu nueva ciudad: Es importante mantenerse dentro del presupuesto, pero esto no significa que debas quedarte encerrado en casa, pues corres el riesgo de deprimirte, te estancas en la integración con las personas y hacer nuevos amigos, retrasas la adaptación al nuevo estilo de vida, la nueva cultura, los costos reales, los transportes que te convienen, etc.
  5. Atiende las necesidades de tus hijos: pueden colapsar pronto por el encierro y recuerda que el viaje lo estás haciendo por ellos, así que la idea es que ellos también disfruten y se adapten rápido.

 

​También les comparto las actividades que recomiendo hacer cuando tienes un presupuesto limitado:

  1. Utiliza el transporte público, no es necesario que contrates un tour para conocer la ciudad, de hecho, necesitas andar en bus, metro, trole, o cualquier transporte público confiable de tu ciudad y perderte, para luego reconocer cómo es que vas a regresar (es importante un mapa o GPS)
  2. Siempre lleva un bolso con comida para que no gastes mucho en la calle, puede que te agarre la hora del almuerzo y te toque comer en un local económico, pero lleva snacks y mucha agua para el resto del día
  3. Visita lugares económicos o gratuitos, en un principio visita museos, miradores, plazas, parques y atracciones locales que sean gratuitas o de bajos costos, es decir, en vez de ir al cine y gastarte $15, ve a un mirador y paga $2, o a un parque gratis, etc.
  4. Salgan lo más cómodos posibles pero tomando en cuenta el cambio de clima, la idea es que puedan estar varias horas fuera y que tus hijos disfruten lo más posible
  5. Evita las multitudes y horas pico, pueden hacer que tus hijos colapsen y tengas que pagar un taxi de emergencia

Es importante que en el proceso de adaptación no olvidemos quiénes somos y lo que hacemos, en un principio siempre velaremos porque todas las cosas de nuestros hijos se resuelvan rápido, colegio, terapias, citas médicas, papeleos, etc. y llegará un momento en el que te darás cuenta de que solo estás velando por los demás y no por tus cosas, incluso hasta puede que te dé miedo salir sola, te sientas dependiente de tu pareja para todo y te sentirás mal. Debes sentirte fuerte y recordar lo independiente que eras antes y todas las cosas que podías hacer, dejar el miedo y recordar quién eres y qué sabes hacer.



Comentarios